Pasó una sombra

Aglanor




Pasó una sombra

Fugaz, como un soplo de viento. Los inyectores de vapor del Sargento Frizt estaban un poco atorados debido al óxido (los humos nocivos del pantano no le sentaban nada bien a los tubos de metal) por lo que su armadura silbaba como un órgano de catedral mientras avanzaba por la ciénaga. Consultó su lemnómetro una vez más de forma rutinaria, y ¡sorpresa!, había algo.

- ¡Elemental a las seis en punto! - su voz sonó algo deformada a través de los respiradores del yelmo, acompañada del perpetuo silbido - Darryl, lo tienes enfocado, ¡píllalo!

Las tres armaduras se dieron la vuelta a la vez, el sonido del vapor escapando de los pistones y la humareda blanca formaron una bonita coreografía. Darryl no estaba.

- ¡Darryl!, ¿dónde carajo estás? - gritó Fritz - ¡Mierda! Esta vez tenemos uno gordo, y a éste maricón se le ocurre escaquearse. ¡Darryl, te voy a meter un puro que te vas a cagar!

- Señor, el lanzarredes lo tengo yo - dijo Theo - puedo pillarlo. Pero no lo veo...

- Anda, es verdad, ¡me ha desaparecido del lemno! En cualquier caso venía de allí.

- Yo también lo he visto - dijo Serv dándole golpecidos al radar elemental que tenía en el brazo - pero se ha ido.

- ¿Qué era? - preguntó Theo.

- Polaridad no definida - respondió Serv - parece que había lecturas contradictorias. Es extraño porque parecía grande.

- Sí, el lemno suele pillar los gordos a la primera. - dijo Frizt - Theo, a por él.

- Je - dijo Theo - espero que sea uno de Aire. Nos pagan bien por los soplidos, aunque son difíciles de acertar. Un mojado también estaría bien, para probar la mierda ésta.

Theo activó el arma que llevaba en las manos. Era una especie de rifle bastante abultado, la parte frontal se abrió en cuatro como una extraña flor y en su interior chisporroteó una red eléctrica. La red de tauones era un invento de Lann para atrapar elementales, y funcionaba bastante bien, salvo con los de agua, que a veces eran capaces de conducir los tauones de la red a otro material y se libraban de ellos. Ésta última versión al parecer creaba una corriente alternada de tauones que no les dejaba escapatoria, por lo que Serv estaba deseando probarla contra algún "mojado" cuanto antes. Encendió el foco del hombro izquierdo, alumbrando la zona frente a él, y avanzó en la dirección del elemental.

Pasó una sombra.

Fugaz, como un susurro. El foco se apagó, y se oyó el ruido de un objeto pesado al caer al agua cenagosa. Al poco, un burbujeo. Frizt y Serv encendieron sus focos respectivos (el de Frizt chisporroteó un poco, estaba algo cascado, y se encendió y apagó varias veces hasta quedarse medio encendido en un tono amarillento).

- ¡Theo! - gritaron ambos, avanzando hacia donde había caído su compañero.

- ¡Señor! - dijo inmediatamente Serv - ¡lo tengo! no, ¡Joder! ¡se ha ido!

Los dos llegaron al sitio donde había caído Theo. Estaba en el suelo, boca abajo, en un charco de lodo. El vapor que surgía de la parte frontal de la armadura formaba burbujas en el agua empantanada. Por toda su armadura chisporroteaban los tauones liberados de la red.

- Pero... ¿qué demonios era eso?

- Un elemental, ¡no cabe duda!, el lemno da un 200%, pero no me dice la polaridad. Y ahora ya no lo tengo enfilado.

- Pero, ¿de qué?, ¿qué ha podido hacerle esto a una armadura acorazada? ¿un mojado?

- No, Sarge, desde lo del budín las armaduras son cien por cien estancas - dijo Serv, pensando, acerdadamente, que la de Frizt igual no lo era, con tanto pitido y tanta roncha - si se cierran los respiraderos y se usa el depósito de aire, claro. Pero esto no es de un elemental de agua, no ha habido ningún golpe ni chapoteo, y el foco de Theo está apagado pero no se ha roto ni le ha entrado líquido.

- Pero, ¡por el Monolito!, ¿qué es?, ¿qué es?, ¿qué pone el chisme?

- Mira, Frizt, me da lecturas de alta potencia, pero la polaridad cambia. No se sabe si es de Fuego, de Aire, de Agua o qué. ¡La aguja está loca!

Frizt miró su radar elemental, allí estaba, el medidor de potencia estaba en el rojo, la rueda de dirección señalaba a su izquierda y en la rueda de polarización, dividida en cuatro cuadrantes (rojo para el fuego, blanco para el aire, azul para el agua y marrón para la tierra) la agujita negra daba vueltas como loca, cambiando espasmódicamente de dirección sin sentido alguno. No le dió tiempo a ver nada más.

Pasó una sombra.

Fugaz, como una caricia. El lemnómetro de Frizt reventó, el foco saltó en pedazos y las mangueras de las junturas de la armadura se soltaron de sus conexiones esparciendo vapor en todas direcciones. Serv vio como el vapor se escapaba de la armadura de su sargento, y la armadura emitió su último, largo, sonoro pitido. Salvo que esta vez los tubos superiores sonaron muy graves, y de ellos no salió vapor candente sino un humo negro y espeso. Un humo denso, casi sólido, en el que Serv creyó ver dos puntitos rojos. Que le miraban.

Pasó una sombra.




© Copyright 2002 Miguel Guzmán Miranda
Verbatim copying and distribution of this entire text is permitted in any medium, provided this notice is preserved.
Se permite la copia y distribución de este texto completo y sin alteraciones, siempre que se conserve esta nota.



A continuación incluyo un glosario de terminología de Cronos que aparece en este relato:

lemnómetro: instrumento medidor de energía elemental (de lemnos, elemento). También llamado "radar elemental" o, abreviadamente, "lemno".

mojado, soplido: jerga de los soldados de Mecanópolis para decir "elemental de agua", "elemental de aire", etc.